Panem et circenses… ¡ja!

Cada final de Champions, cada Eurocopa, cada Mundial, en definitiva, en cada acontecimiento importante del mundo del fútbol, oigo el mismo discurso que no por poco original es menos repetido. Que es pan y circo, que es un entretenimiento a aborregar a las masas, que si te gusta ver a “22 tíos en calzoncillos detrás de un balón” es que tienes un coeficiente inferior y no te preocupas por los problemas importantes del país…

Se ve que en verano, cuando no hay fútbol, las masas despiertan y salen enfurecidas a la calle y organizan manifestaciones sin parar luchando por los derechos de todos… Bueno, manifestaciones sí hay, pero en coche, en el atasco tradicional de la A-7, camino de la playa. El número de protestas en la calle baja cuando no es temporada de fútbol, qué se le va a hacer, se puede luchar por los derechos de todos más adelante, cuando no hay 40ºC a la sombra en ciudad, y las sentadas son más fresquitas, mientras tanto se puede arreglar el mundo desde la terracita con la cerveza fresquita en la mano.

El otro día me comentaba esto mismo un amigo, según él, el deporte es un mero espectáculo, todos los deportes lo son, no aporta nada verlos. Cuando le respondí que todos necesitamos algún entretenimiento para despejarnos y divertirnos, que al fin y al cabo tampoco estamos luchando por los problemas de todos cuando vemos una película o vamos a un concierto, me comentó que todo eso no es lo mismo, porque es cultura. “Cultura”, la palabra mágica, la que define algo superior, importante, casi etéreo… Claro, que luego tenemos en cuenta que el cine incluye cosas como Mentiras y gordasTransformers 4, y vemos es mayor desafío intelectual y más aporte intentar descifrar las estrategias de ataque y control del juego de Zidane, Guardiola o Mourinho, o intentar adivinar cómo afectarán a la aerodinámica los nuevos diseños de los Fórmula 1 de cada temporada, teniendo en cuenta que siguen los mismos principios físicos que el ala de un avión para conseguir volar.

Parece que sigue anclado en el subconsciente de algunos el viejo esquema cerrado del cole, “el listo lee, el tonto hace bien deporte, el deportista es el rey del cole, el listo lo será después en la vida con sus estudios”. Y claro, según este esquema, es una vergüenza ver el fútbol de adulto. Si alguien le dedica 90 minutos a la semana, 180 si hay Champions o UEFA entre semana, se ve que no le queda tiempo suficiente para leer a Murakami, escuchar a Springsteen y divagar sobre cuestiones filosóficas con los amigos. Sí, lo habéis adivinado, yo tengo el giratiempo de Hermione y por eso hago todo, el resto no puede, (voz de Ralp Wiggum) ¡ssooooy especial!! Pues va a ser que no soy especial, simplemente tengo intereses variados, como la gran mayoría de aficionados al fútbol de mi entorno.

Todo esto desde el punto de vista del individuo, pero, ¿qué ocurre desde arriba? me dirán, está claro que las altas esferas nos quieren dominados y quieren que no hablemos de las noticias importantes, por eso nos tienen atontados con el fútbol. Bueno, hasta donde yo sé, durante la mayor parte del año, el fútbol ocupa su espacio en la sección de deportes del telediario y los periódicos, no nos dejamos de enterar de las noticias de la guerra de Siria, la evolución del brote de ébola, o la situación económica de Venezuela por dedicar tiempo al fútbol, si acaso por un tratamiento de la información diferente al que nos gustaría por parte de los periodistas, pero ese es otro tema.

El deporte en general aporta grandes valores, la unión del equipo, la elección de estrategias, la inspiración para trabajar duro con el fin de lograr tus metas, la unión de miles de personas con una misma ilusión… No voy a caer en falacias y decir que es todo bonito, que se ven muchos gestos antideportivos, demasiados. Pero creo que es hora para muchos de dejar de menospreciarlo, y empezar a ver que no se le pueden achacar todos los males de nuestra sociedad. Pasemos de nombrar tanto el panen et circenses y recordemos más el mens sana in corpore sano. Y por qué no, veamos como la cultura y el fútbol pueden ir de la mano, de la mano del gran Plácido Domingo:

Anuncios

Escribe tu opinión, no hace falta registrarse ;) Si estás en contra, mejor

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s