Esencia

Abro wordpress, leo mis blogs habituales, tengo tiempo, busco en la sección Post más vistos algo con lo que llenar el tiempo, y leo que las mujeres han perdido su esencia. Mi ojiplática mirada se vuelve a pasear por un post bellamente escrito, pero cuya conclusión desconcierta a mi persona.

— ¿Por esto hay tantas mujeres solas?
—Exactamente, por eso. La mujer ha cambiado mucho con respecto al hombre. Ciertos cambios, debidos y merecidos, el hombre los ha aceptado. Pero la mujer ha ido adelante, muy adelante; ha ido contra su naturaleza, contra su esencia. Ha cambiado tanto que el hombre no la reconoce ya y no reconociéndola, no se siente atraído.
Es por esto que hay tantas mujeres bonitas, inteligentes, simpáticas y más… Pero solas.

Esencia de mujer, lejos de ser un perfume parece algo puro, inherente a la naturaleza femenina, cálido, y tan bonito que enamora a un hombre. Al parecer se trata de no estar en una lucha continua con el hombre por los derechos. De ser una aliada para él, tener carácter, pero luchar poco.

Es bonito y casi convence por cómo está escrito, pero, al final definir la esencia femenina en referencia a su comportamiento con el hombre en pareja vacía de contenido hasta dejarla en una mera comparación y una lista de comportamientos en una parte muy concreta de la vida. Ahora me dirán que hay matices, y los hay, pero se queda muy pobre.

Contaré una historia real.

En los años 50, una mujer se quedó viuda, tenía cuatro hijos y el pequeño no había llegado a los cinco años, de pronto su vida se había quedado destrozada, con un bar de su difunto marido y cuatro bocas que alimentar. En una época en la que las mujeres ni siquiera entraban en los bares de pueblo por vergüenza de los comentarios que les hacían los hombres, tomó las riendas, y con ayuda de una hermana de su marido que se fue a vivir con ella sacó a su familia adelante, con mucho trabajo, sacrificio y amor por ellos. Eran las dos estrictas y generosas, no sólo consiguieron un negocio próspero y una infancia feliz para los niños, si no también que aprendieran valores, acabaran la escuela y tuvieran la posibilidad de ir a la universidad si era su deseo, una de ellos lo hizo. Hoy, los nietos de esa viuda las recuerdan con cariño y gratitud.

Esta historia es la de tantas otras antes que ellas y probablemente tantas otras después. Y creo que nadie que conozca a ese tipo de mujeres pueda negar que son femeninas y tienen la esencia de mujer arraigada en ellas, pues ser mujer siempre ha requerido lucha, valor y sacrificio además de amor. No hace falta un hombre para hablar de su esencia como mujeres.

Y ahora hablemos de relaciones, ¿por qué hay tantas mujeres solas? En una sociedad donde la mitad son hombres, tal vez sea por el mismo motivo por el que hay tantos hombres solos, porque si hay alguien perfecto para esa persona solitaria, aún no se han encontrado, o no han querido buscar por estar bien en soledad. El texto que leo habla del día a día, de conflictos por los derechos en la vida cotidiana de una relación. Bueno, si dos personas conviven y comparten un espacio y una vida, tal vez tengan que distribuir las tareas, responsabilidades y problemas de una forma ordenada y justa para ambos. ¿Sólo pelea ella? Un tanto extraño. ¿Sólo busca derechos ella? O está muy obcecada o tal vez él está muy a gusto desde una posición que ella cree privilegiada. ¿Nadie quiere discusiones constantes? Yo no me atrevería a tanto, hay personas con alma de espartano para las que eso da interés a su día a día.

Leo que las mujeres han cambiado respecto al hombre y han ido un paso más allá, yo creo que no han cambiado tanto respecto al hombre; sí, respecto a la sociedad, en busca de una igualdad de derechos, pero no respecto al compañero de vida, si no a su papel en el día a día, consiguiendo una adaptación a su nuevo rol en el mundo. El espíritu es el mismo, salvo que algunos no ven que tener una aliada es eso, una alianza en los términos que a cada pareja vengan bien, no un contrato elegido por convenios externos, y por tanto hay que negociar, ceder y pedir por ambas partes.

En mi caso, tengo claro que no he perdido la esencia femenina, o tal vez nunca la he tenido, porque no he cambiado respecto a mi feminidad. Lo que sí tengo claro es que no se define en función de cómo he estado con aquellos hombres que han pasado o siguen en mi vida. Es posible que no seamos tan diferentes hombres y mujeres como queremos creer.

Anuncios

4 thoughts on “Esencia

Escribe tu opinión, no hace falta registrarse ;) Si estás en contra, mejor

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s